Material y métodos

La Sierra sur de la provincia de Sevilla y la campiña están formadas por materiales del Trías al sur con otros más recientes hacia el cauce del Guadalquivir. Los residuos marinas se evidencian en los numerosos manantiales salinos que dan a lugar a ríos y arroyos con el apelativo salino. Hay también abundante caliza. 

 

El clima es mediterráneo, aunque con un carácter más continental a medida que la influencia marina, traída por los vientos del oeste, es interceptada por algunas elevaciones. La precipitación se concentra en otoño-invierno, con menos chubascos en primavera, con predominio de episodios de escorrentía y recarga de acuíferos freáticos, acompañado de lixiviación de sales en los suelos, y el verano es un periodo caluros y seco que propicia la evaporación.

 

 En total se ensayarán 8 zonas, que representan los diferentes tipos de suelos presentes en el territorio de la Serranía:

 

En cada una de las fincas se dispone de un ensayo doble, con un control sin tratamiento, para dotar de significación estadística a los resultados y verificar las hipótesis de partida. El riego se suministra a dos conjuntos de 4 olivos contiguos.

 

En cada ensayo se contará con un depósito de 5 m3 que se rellenará desde las balsas con camión cisterna para asegurar el riego de campaña. Mediante programador de riego y electroválvula se aplicará el riego por goteo, instalando las correspondientes tuberías de riego.  El volumen anual será de 1.500 m3ha-1, equivalente a una dosis de 7,5 m3 por olivo y 30 m3 por unidad de ensayo de 4 olivos.

 

 

Las características del agua aplicada en el riego se medirán mediante un sensor de temperatura y conductividad eléctrica. El depósito dispondrá de un interruptor de nivel con cable y boya para control del vaciado. Desde el depósito, el agua se distribuye mediante tuberías de distribución y porta-goteros con goteros incorporados de 2,2 L h-1 separados 1 m. Para garantizar caudal y presión, a la salida del depósito se disponen una electrobomba centrífuga tipo CPI impulsión en acero inoxidable, un programador electrónico para riego según días y horas del día, una electroválvula de mariposa motorizada con apertura y cierre automática en acero inoxidable, y un contador de chorro múltiple.

 

Tanto en las dos muestras regadas, N1 y N2, como en la muestra de control, se medirá en continuo mediante sondas multiparamétricas la conductividad eléctrica, como índice de la concentración total de solutos, la temperatura, y la humedad volumétrica, del suelo a tres profundidades distintas, en una zona próxima al pie de los olivos. El equipamiento se completa con un pluviómetro en cada finca para registrar la precipitación y un registrador de datos, datalogger, que almacena la información recopilada por todos los sensores de suelo y depósito, y la transmite mediante tarjeta SIM. Están montados sobre un mástil  y alimentados de forma autónoma por batería de 24 v.

 

Anualmente se tomará una muestra de hojas para confirmar si aparecen o no síntomas de toxicidad del riego, y se evaluará la producción tanto en peso por árbol como en calidad de la aceituna. Periódicamente se tomarán muestras del suelo superficial, próximo a los goteros para evaluar la evolución la concentración de sales en el extracto 1:5.

 

Al término del ensayo se elaborará el preceptivo informe, así como se prepararán informes para su divulgación a lo largo de todo el ensayo.

Equipo de trabajo de la Universidad de Córdoba
Grupo AGR-127 Hidrología e Hidráulica Agrícola

  • José Luis Ayuso Muñoz
  • Vanesa García Gamero
  • Juan Vicente Giráldez Cervera
  • Ana María Laguna Luna
  • Gonzalo Martínez García
  • Adolfo Peña Acevedo
  • Tom Van Walleghem
  • Blanca Cuadrado